Breve historia de la empresa

BUFALO-REAL-e-web

En AGM hemos acumulado prestigio a  través  de los años, tanto con particulares como con el gobierno, en la construcción con este sistema constructivo diseñado por mi padre, Juan José Guerra Bustamante. Y yo como director de esta empresa he hecho el esfuerzo junto con todos los que trabajamos aquí, por mantener un alto estándar de calidad.

En AGM hemos trabajado en 10 estados: Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Aguascalientes, Michoacán,  Nayarit, Estado de México, Oaxaca, Chiapas y Durango.

La empresa como tal, inició en mayo de 1997, pero los orígenes del sistema datan desde 1982, en ese año mi padre construye la primer cabaña de estructura metálica y madera, idea concebida años atrás y finalmente realizada. Yo trabajé con él como vendedor y en ocasiones como supervisor de obra, con el tiempo estudié la carrera de arquitectura, fue así cómo mi visión por el diseño se enriqueció, creando el presente catálogo, que actualmente utilizamos en AGM, quiero destacar que antes de estudiar la carrera, mi visión con el diseño se enriqueció por el ingenio de mi padre.

En 1997 me independicé para fundar AGM, que a la fecha hemos dejado a más de 100 clientes satisfechos con la construcción de casas y cabañas. Así mismo, hemos construido más de 500 aulas para el gobierno, entre ellas 40 escuelas de nueva creación. Es oportuno resaltar que mi padre ha construido alrededor de 400 instalaciones entre casas y cabañas.

Actualmente, en AGM, además de crear nuevos proyectos, me dedico a lo mismo que hacía cuando trabajé con mi padre: Atender a los clientes y a supervisar las obras. Disfruto mucho este trabajo porque aprendo de la gente que trabaja conmigo, eso es importante para mí a la hora de diseñar o de corregir proyectos. No obstante, para mí ha sido una gran satisfacción ver la felicidad de los clientes cuando ven el avance de la construcción y más cuando ven terminada su casa o cabaña. Realmente ha sido una grata experiencia la relación que he tenido con cada uno de mis clientes, sé que para ellos, la construcción de su casa es un proyecto de vida y me siento honrado en participar en la realización de ese gran proyecto. En ese sentido, agradezco la confianza que ellos han depositado en nosotros.

Quiero también agradecer a mi padre, Juan José Guerra Bustamante, porque me ha enseñado valores y virtudes como: creatividad, ingenio, honradez y compromiso.